En esta entrada me gustaría hablaros de los reflejos primitivos. Si habéis navegado un poco por la web veréis que en Visión de Libertad realizamos tanto evaluación como tratamiento para la integración de reflejos primitivos. Y muchos os preguntareis (sobre todo si estáis leyendo este Blog) ¿y eso que es? ¿y qué relación tiene con la visión? Pues dejadme que os explique en que consiste y si queréis saber más poco a poco podréis ir leyendo más sobre ellos y la importancia que tienen en el sistema visual.

Me gustaría antes de nada que os imaginarais el cerebro como una casa, la cual empieza a construirse desde los cimientos y poco a poco vamos subiendo pisos hasta llegar al córtex cerebral.

Cuando el bebé se empieza a desarrollar incluso antes del nacimiento tiene una programación para la supervivencia que reside en el tronco encéfalo. En esta parte del cerebro es donde residen los reflejos primitivos. Estos reflejos le ayudarán a ejecutar los movimientos adecuados para salir por el conducto del parto, para saber mamar y alimentarse, para realizar la primera bocanada de aire, para conocer poco a poco su cuerpo y llegar al final a la bipedestación. Hay reflejos que una vez han hecho su función deben integrarse o silenciarse, es decir, no estar activos porque si no pueden causar interferencias en el desarrollo motor y neurológico. Nunca llegan a desaparecer, se quedan “dormidos” en tronco encéfalo por si se presenta una situación de supervivencia donde tengan que activarse, para asegurar la respuesta automática del ser humano.

Y para que estos se integren deben concedérsele oportunidades al bebé para que, a través del movimiento y la exploración los integre. No es recomendable pues, muchas de las adaptaciones que se le hacen como colocarlos en andaderas para que se desplacen o sentarlos antes de tiempo si ellos no están preparados y no lo hacen por ellos mismos.

Estas oportunidades de movimiento harán que se pueda desarrollar correctamente el cerebelo y los ganglios basales que son los que regulan el movimiento. Hacia los 2-3 años empiezan a madurar las estructuras límbicas las cuales controlan las emociones. ¡Empieza el primer estallido emocional de los niños! Que locura ¿verdad? Las rabietas afloran y nos vuelven locos, pero debéis pensar que todo va bien si suceden, que su cerebrito está madurando y la casa se está construyendo. Sobre los 3 años se debe completar la integración de los reflejos primitivos, pasando alguno de ellos a reflejos posturales y dejando paso al desarrollo de áreas superiores del cerebro.

Por tanto, si un niño no ha tenido las oportunidades necesarias para hacer correctamente la construcción de su casa, puede que haya conseguido hacer una, pero esta tendrá fallos y remiendos que pueden dar y dan muchos problemas de aprendizaje y de coordinación motora.

Si esta parte del desarrollo del niño no se tiene en cuenta, se pueden estar diagnosticando trastornos los cuales pueden tener causa en la mala integración de reflejos.

Reflejos primitivos no integrados pueden dar síntomas del tipo:

  • Dislexia y dificultades de aprendizaje
  • Pobre coordinación mano-ojo
  • Poco equilibrio
  • Problemas de lateralidad y movimientos cruzados
  • Malas posturas a la hora de escribir
  • Eneuresis, problemas para controlar esfínteres
  • Problemas de atención y concentración.
  • Problemas para aprender a dar la voltereta, saltar a la pata coja o montar en bicicleta
  • Mareo por movimiento
  • Problemas de comportamiento, muy introvertido y tímido o agresivo
  • Palabras entrecortadas, lenguaje pobre y tardío
  • Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a los estímulos visuales o kinestésicos.
  • Mala letra
  • Hiperactividad
  • Problemas de organización…

 

Debemos saber que, si se detectan reflejos no integrados, estos, a través de un programa de ejercicios pueden integrarse para superar las dificultades que su interferencia causa.

Para ello establecemos una programación de movimientos rítmicos que simulan los que hizo el bebé para integrarlos y volviendo al punto de origen conseguimos la integración. También se realizan con juegos motores que ayudan a la integración. Esta programación se lleva a cabo con compañeros fisioterapeutas que han recibido esta formación y nos ayudan en la integración de los mismos.

Como en Visión  de Libertad trabajamos la visión como un todo, si hay reflejos activos, pueden estar causando malas posturas que impliquen malos enfoques, bloqueos cervicales, que no puedan controlar ritmos, es decir, estos reflejos tienen unos más que otros consecuencias sobre la visión. Por tanto debemos tenerlos en cuenta para que el programa de Terapia Visual en caso de necesitarlo sea completo y efectivo.

Si te ha gustado el post no dejes de seguirnos en las redes sociales y así podrás seguir aprendiendo más cositas del desarrollo y la visión.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies