Tengo que reconocer que estas Navidades he aparcado un poco el descanso con la familia. También es verdad que he podido disfrutar aprendiendo más sobre como mi profesión y la de otros profesionales puede generar una intervención multidisciplinar magnífica y como 1+1 suman mucho más que dos.

       Para mí la visión es un pilar fundamental en el desarrollo y aprendizaje, pero hay que entender que tampoco está aislada en el cuerpo. Forma parte del cerebro, y debe ser tratada con los demás problemas que pueda haber con este. Siento que debo aprender a saber darle la importancia que se merece en el momento oportuno sobre todo con ciertas poblaciones. Y no me canso de repetirlo, para mí la visión tiene un peso muy importante, pero hay veces que un niño debe llevar piedras muy pesadas en la mochila y para que una buena visión emerja debemos quitar peso desde muchos flancos.

       Es por eso que desde septiembre (hemos estado 3 meses cociendo el binomio) empecé a preparar junto con Rocío Gigorro y Sara Trillo una intervención para niños con autismo en su centro para poder hacerles un screening visual y poder saber si la visión en los casos que pude evaluar les estaba interfiriendo mucho en su desarrollo y si podía ofrecerle alguna ayuda.

       Rocío es Graduada en Terapia Ocupacional y certificada en Integración Sensorial por la WPS además de Diplomada en Magisterio de Educación Especial. Y Sara es Terapeuta Ocupacional con Máster en Psicomotricidad educativa y terapéutica. También está formada en Integración Sensorial por la WPS y ambas están formadas en el Trastorno de procesamiento sensorial y Autismo. (Ahí es nada, ¿eh?)

Ellas se comunicaron con los papis de los nenes que acuden a su centro Meraki Terapia (www.merakiterapia.com) y me crearon unas sesiones de intervención. ¡Que más se puede pedir!

La experiencia fue realmente bonita y me llevé una experiencia muy buena y agradable y aprendí un poco más de cómo hay que tratar a niños que presentan autismo.

Os cuento:
  • Son NIÑOS, es decir, tienen diversos comportamientos como cualquier otro.
  • Hay que entender que tienen un procesamiento que se sale de lo neurotípico.
  • Las personas que los intervenimos debemos ser capaces de modificar las condiciones para que podamos evaluar lo que pretendemos. (Esta premisa me la enseñó mi gran profesor Robert Sanet)
  • Si no somos capaces de ser flexibles nosotros, ellos no tienen por qué serlo a la inversa.
  • Es magnífico ver como si se plantean las propuestas de manera correcta se producen respuestas positivas (y a veces MUY positivas).
  • Puedes aprender a comunicarte de manera diferente.
  • Rocío y Sara me enseñaron (y no con libros y apuntes) a verlo como un reto, no como una complicación.

La aceptación de los talleres fue tan buena que lo tuvimos que hacer 2 días y en unos meses la repetiremos. La observación y evaluación dio como resultado que unos pudieran quitarse un peso de la mochila con una lente de rendimiento. Otros tienen síntomas visuales, pero no es aquello que más les pesa y deben seguir trabajando la base de la pirámide el desarrollo para que yo como Optometrista pueda intervenir de manera más efectiva en un futuro. Y también los hubo que necesitan una evaluación más en profundidad, por lo que estamos trabajando para adaptar las condiciones y que se sienta cómodo para cuando venga a mi centro de optometría a realizar una evaluación completa.

Todos los profesionales que trabajamos con personas con ciertas dificultades tenemos herramientas de ayuda, y debemos saber utilizarlas en el momento adecuado para que hagan su papel y no rompan cosas.

Y como se me abrió una gran puerta a la curiosidad por aprender y conocer más, tuve la suerte de poder reunirme con otra profesora titulada en Magisterio de Educación especial, pedagoga terapéutica y especializada en diversas metodologías específicas que me explicó de manera muy sencilla como entender un poco más sobre el autismo y cómo podemos derivar optometristas a niños que acuden a nuestra clínica y necesitan apoyo. Pero esto lo redactaré en otra entrada.

Así pues, la frase, si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma ha sido clave para conocer más de otras profesiones y de cómo pueden ayudar a la optometría. Si los que estáis leyendo esta entrada sois compañeros de profesión o de otras que traten con niños con problemas de cualquier tipo os invito a que profundicéis mas en la conexión con otras profesiones. Mi experiencia ha sido de 10.

 

Libertad Novejarque Romero

Óptico-Optometrista Colegiado 17345

Desarrollo mi profesión en Visión de Libertad, aquí he podido especializarme en las evaluaciones completas y la terapia visual

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies